La propuesta ministerial dice vuelta al cole presencial 100%, ratio 25 alumnos (¿y los centros que no puedan?, ¿y para los que eso no garantice distancia?), sin mascarillas en las clases (aunque en otras estancias si, y no sabemos con qué criterio…), y si llegan los contagios (que llegarán…), a casa (pero no cuentan cómo se garantiza el seguimiento de la educación durante sus bajas, ni la conciliación de sus familias para cuidarles…) y surgen brotes, que surgiran, entonces a cerrar (pero tampoco nos cuentan cómo se garantiza la educación de los niños en ese caso, porque su salud, a la vista está, no está garantizada, y con ello tampoco la de sus familias…). ¿Dónde está la coherencia?.
Nos cuentan que socialmente la medidas se basan en la prevención. En todas partes distancia y mascarilla. Cierran espacios y hay restricciones. Pero los niños todos al cole en septiembre. ¿Coherencia?
Propuestos oficialmente distintos escenarios según nivel de pandemia: presencial, mixto o a distancia. España ya es uno de los países con mayor número de contagios. La OMS recomienda que países así no abran sus centros educativos. Pero, por ahora, las administraciones sólo contemplan el modelo presencial. ¿Coherencia?
No es posible vuelta segura, porque no es posible garantizar distancias ni higiene, lo primero por espacios y por imposibilidad de que los niños entiendan y/o integren la necesidad, simplemente porque su cerebro, por desarrollo evolutivo, no está preparado para ello, y lo segundo por esto último.
La única solución garantista de educación y salud es la no presencialidad, pero con apoyo y sostén del sistema, para centros, alumnos, educadores y familias, porque sin formación, tecnología, inversión y conciliación, tampoco es viable.
Nuestra propuesta si es coherente:
No presencialidad con implementación de herramientas de homescholling (porque no se puede educar a distancia con herramientas de educación presencial), en cualquiera de los escenarios, y también por decisión familiar, sostenido desde el sistema y con apoyo a alumnos, educadores, centros y familias. Eso es «coherencia».
Lo que familias y educadores queremos, debe ser la base de todo. Tampoco los niños quieren enfermar. ¿A dónde se supone que enviamos a nuestros hijos si les llevamos al colegio o al instituto?
Raquel Villaescusa. Madre, doula y coach de familia y educación. Profesional de la comunicación.