El sistema educativo siempre ha sido presencial y curricular. Pero la llegada de la Covid19 y su consecuente pandemia y confinamiento, nos ha traído por obligación un desplazamiento improvisado y precipitado de la educación al hogar. Esa imposición, que parecía para unos días y luego semanas, se convirtió en un tercer trimestre de curso on line y completamente a distancia. Y como este virus, de momento, llegó para quedarse, y requiere una aserie de normas y prevenciones que garanticen la salud de todos, también la enseñanza on line, por ahora y de cara al próximo curso al menos, llegó para quedarse. Así pues, nos enfrentamos a un curso 2020/21 de educación mixta, presencial y a distancia desde el hogar. 

La ‘teleeducación’ impartida en este final de curso, no es homeschooling, no es educación libre, pero nos lleva a plantearnos cómo vamos a gestionar la educación de nuestros hijos y alumnos en sus casas, y también nos lleva a analizar ciertas necesidades y carencias sufridas durante este tiempo, de cara a mejorar todo lo posible este nuevo modelo de educación mixta presencial y on line, que hasta ahora adolece de solidez, pero que cuenta con unos meses para solucionarlo. 

Esta propuesta pretende ofrecer una línea eficaz y eficiente de proyección del sistema educativo actual, hacia las necesidades que esta ‘nueva normalidad’ impone a la educación. 

Hablamos de la implementación de herramientas de la educación en casa y educación libre en el nuevo sistema mixto de educación curricular. Hablamos de medidas conciliadoras, informativas y formativas realistas y plausibles para las familias y los educadores. De apoyar desde el sistema a la educación libre y el homeschooling, como modelos viables y sostenidos, para quienes lo prefieran como alternativa de garantía de salud y educación en esta nueva realidad, ofreciendo además de un asesoramiento enfocado al homeschooling para familias con hijos de 0 a 6 años. 

Entendemos que la educación necesita adaptarse de verdad a las novedades que supone esta nueva realidad impuesta por el Covid19, que requiere priorizar el cuidado de la salud física por encima de todas las cosas, porque cualquier patología crónica ahora puede suponer instalarse en grupo de riesgo frente al coronavirus, tanto para los menores afectados como para los familiares del niño, para los que la asistencia presencial cotidiana del menor supone un riesgo. Pero también de la salud emocional y mental de las familias y los educadores, y siempre poniendo el foco en los menores y la afectación negativa que supone para los niños, mayores y pequeños, la vuelta el centro escolar con la disonancia entre lo que conocen y esperan y la nueva realidad con sus normas, prohibiciones, distancias, etc. El daño que supone para ellos una realidad de convivencia cotidiana que suponga falta de socialización, imposibilidad de contacto, de compartir, de abrazar, de tocar libremente a todo y a todos, de jugar separados, de uno en uno, y ese miedo constante a ese virus que está en todas partes y que puede hacerles daño a ellos y a sus familias, sus profesores, sus compañeros… Un modelo de educación no presencial o con la menor presencialidad posible evita todo eso, y permite a cada familia gestionarlo según sus capacidades, disponibilidades y circunstancias.
   
   
Dentro de nuestra propuesta está la realización de proyectos personalizados por nuestra parte, para quienes estén interesados en llevar nuestras iniciativas a sus espacios.

Una propuesta que pretendemos presentar en los próximos días simultáneamente a ayuntamientos, asociaciones de familias y profesores, Ampas y todo tipo de colectivos de interés, incluyendo el Ministerio de Educación, siendo conscientes de las dificultades que pueden surgir en su implementación, pero con el empuje de lograr un cambio de mirada y de foco hacia una educación más consciente, eficaz y efectiva, adaptada a los tiempos que corren, para que la educación en casa no sea una improvisación provisional para todos, porque no es eso lo que se merecen nuestras familias e hijos, ni tampoco los centros y profesionales involucrados. 

Para ello pondremos en marcha una campaña de difusión en RR.SS. y medios de comunicación, dándolo a conocer y esperando sinergias y conciencia social. 

Estamos convencidas de que es el mejor momento para proponer, por un lado, un formato optimizado de esta educación mixta curricular, asesorado por familias y profesionales que unifique las herramientas más funcionales y efectivas de la educación libre, la educación en casa y del homeschooling, para que este sistema pase de ser caótico a ser viable, y sobre todo, lo más importante, operativo y funcional para familias, profesores, centro educativos y alumnado. Y por otro lado una propuesta respaldada y/o aprobada por el Ministerio de Educación, de educación integral en casa para las familias que no deseen escolarizar a sus hijos en el próximo curso (y quizá de ahí en adelante), bien por cuestiones de garantizar su salud frente al covid19 o bien porque así lo prefieren. 

Nuestro objetivo, aportar desde la oportunidad sin caer en el oportunismo, haciendo que muchas familias puedan beneficiarse. 

Sabemos que es una propuesta que refleja el sentir de muchos colectivos, y estamos en contacto con varios de ellos para lograr unificación, colaboración, apoyo y sinergias.

De cara al futuro cercano de asistencia de menores a sus centros educativos, durante el estado de alarma y después de él, dado que el riesgo de salud sigue presente, el colectivo familias estamos reflexionando y planteándonos distintas opciones, en caso de preferir la no asistencia, tanto en el modelo oficial propuesto de educación curricular en casa al 50%, como se ha anunciado, como desde la opción de la educación libre, partiendo de la necesidad de teletrabajo y/o flexibilidad laboral, y contando con la posibilidad de grupos de crianza en casa para el cuidado de nuestros menores mientras quienes lo necesiten trabajen presencialmente. Por tanto, la opción de educar en casa, de una manera o de otra, se hace imprescindible ahora, y ello requiere unas medidas de conciliación y de recursos funcionales y educativos diferentes a los que hasta ahora se han utilizado, y que hacen muy cercano y útil herramientas de educación libre, dentro de la educación curricular, así como la alternativa sostenida de la educación en casa al 100% o homeschooling

Sobre estos contenidos se han estado realizando peticiones y visibilizaciones de Change: http://chng.it/kX6fPgzj, del colectivo «Club de las malas madres» (teletrabajo legal imperativo, adaptación y reducción de jornada y ayudas económicas para cuidadores para familias que no puedan teletrabajar), así como de otros colectivos. 

Creemos firmemente que el equilibrio entre la educación en casa y el currículo escolar oficial es posible y beneficioso, desde lo que la experiencia de la educación libre en casa pueda aportar, así como vemos plausible el apoyo y sostén institucional para quienes optan por el homeschooling y la educación libre, ambas cosas con el apoyo correspondiente y necesario para padres (teletrabajo, flexibilidad y conciliación, información y formación), educadores y resto de intervinientes. 

La personalización que infiere el homeschooling aporta ventajas a la educación curricular que lo complementan: 

● Mejora el seguimiento del aprendizaje del alumno, pudiendo detenerse tanto como lo necesite en aquellos puntos en los que encuentre mayor dificultad o ampliar información en los que despierten su interés. 

● Libertad de elección de métodos o materiales que optimicen las vías de aprendizaje. 

● Mejor y mayor atención al estado emocional del alumno, que facilita la maximización del rendimiento académico. 

● La posibilidad de que cada familia ajuste la partida presupuestaria de la economía familiar destinada a la educación de sus hijos, sin verse afectada la calidad del aprendizaje. 

● Posibilidad de adaptación del ritmo de aprendizaje a las necesidades de cada familia. 

● Reducción del estrés por parte de los menores al no tener que verse en la obligación de adaptarse a horarios externos, ni verse sometidos a la constante e inevitable comparación con otros compañeros. 

● La posibilidad de realizar unas pruebas de asimilación curricular oficiales on line o presenciales (exámenes, presentación de trabajos, etc.) validando su progreso académico. 

● En las circunstancias actuales de salubridad, se reduce al mínimo la posibilidad de contagio del alumno y de sus familiares, además del impacto a nivel emocional que supone asistir al aula sin la posibilidad de relacionarse con sus compañeros con la normalidad acostumbrada, y también se reduce el coste de ampliación de profesionales que supone reducir la ratio de alumnos por aula prevista, y el gasto en las medidas higiénicas que suponen la asistencia del alumnado. 

Aquí puedes descargar la propuesta de acompañamiento a familias que no escolaricen en el curso escolar 2020-2021 

Propuesta general

 

Reconocimiento oficial de la educación en familia, según los derechos y deberes de la Constitución Española, cubriendo las necesidades específicas de la situación actual en familia y educación en la que nos coloca la Covid19: 

1) Reconocimiento y/o apoyo y sostén del homeschooling, llamado en España “educación en familia o en el hogar, escolarización en casa o en familia, educación sin escuela”, y que se deje de considerar como absentismo escolar o abandono familiar, evitando situaciones de inseguridad jurídica. 

2) Reconocimiento y/o apoyo y sostén de la libertad de enseñanza y de los métodos pedagógicos de los padres y madres informados y formados, con documentación adaptada a las necesidades educativas específicas de los menores. 

3) Disposición y facilitación de exámenes libres para la obtención de los títulos homologados 

correspondientes al Graduado en Educación Secundaria y Bachillerato. 

4) Acceso a ayudas y becas en igualdad de condiciones que el resto de estudiantes y familias, teniendo 

en cuenta que las familias que educan en el hogar participan activamente en el sostenimiento del sistema educativo español a través de sus impuestos, igual que el resto. 

5) Adecuación de este sistema de educación en casa, en equilibrio con el sistema oficial, como alternativa para esas familias que en la ‘nueva normalidad’ prefirieran no ofrecer a sus hijos una asistencia escolar presencial, y pudieran ocuparse de educarles en casa, con la seguridad de recibir los recursos conciliatorios necesarios, económicos, en formación e información, y seguimiento y sostén del sistema, que regulara y normalizara los resultados de los estudiantes y el avance en sus cursos. 

La educación libre, que lleva años en nuestro país y en otros de Europa, cuenta con una experiencia muy valiosa y aportadora para llevar a cabo tanto una propuesta educativa mixta como de educación libre, que sin duda sería muy válida para una ‘nueva sociedad’ que debe continuar pero que ve amenazada su salud y no tiene más remedio que convivir con ello, situación que demanda un cambio importante también en la educación, que garantice lo máximo posible la salud de alumnos y familias y, por tanto, población en general, y garantice también la calidad de la educación de los menores. 

Esta opción de adaptación del sistema educativo convencional a la educación en casa, con formación específica para los padres y madres compatible con el sistema oficial, en el que los progenitores asumirían el rol de profesores en casa, guiados por los centros educativos o por una línea directa ministerial, eliminaría, además, las dificultades logísticas y funcionales actuales y minimizaría las dificultades a las que se enfrentan los profesores y los centros educativos. 

En definitiva, nuestra propuesta es la asunción de la existencia de varias vías educativas válidas, con sus métodos pedagógicos específicos, que puedan hacer frente al conjunto de necesidades educativas que demanda una sociedad compleja y diversa como la actual, desde la inclusión y la igualdad, a la que se le incluye esta nueva normalidad postcovid que requiere nuevas posturas que garanticen la salud. Y para que eso suceda, se hace imprescindible para quienes eduquen en casa, de una manera u otra, formación e información para los padres y madres, así como marco legal para evitar acusación de abandono o desamparo a la que se ve sometida la educación libre en la actualidad. 

 

 

JURISPRUDENCIA 

STC 84/2018 de 16 de julio 

Así planteado el debate por la demanda, constituye doctrina de este Tribunal, recordada por nuestra STC 217/2015, de 22 de octubre (RTC 2015, 217) , FJ 2, que “la existencia de una cobertura legal expresa y clara de la injerencia del poder público en la libertad individual es un requisito previo e insoslayable, de modo que si existe sólo esa previsión legal y si la misma explicita suficientemente la extensión y el contenido de la privación de libertad impuesta puede, después, valorarse si su concreta aplicación resulta proporcionada, ponderando el sacrificio generado en la esfera del recurrente con los fines públicos que se pretenden alcanzar en la regulación aplicada, todo ello de acuerdo con el principio favor libertatis o in dubio pro libertate , que lleva a la ‘elección y aplicación, en caso de duda, de la norma menos restrictiva de la libertad’ (por todas, STC 210/2013, de 16 de diciembre (RTC 2013, 211) , FJ 2)”.
.
.
Para conocer más a fondo la situación pasada, presente y futura de la educación libre  y/o en el hogar, os remitimos a la página web de la Asociación Española de Libre Educación, ALE, en donde además, se puede encontrar respuesta a dudas frecuentes y el marco legal integro.